Turismo Rural en Portugal

Vacaciones en la granja-Quinta da Alegria

Lo mejor de las vacaciones en la granja son las cosas pequeñas, los placeres simples que permanecen unidos a nuestros recuerdos para siempre. Las cosas que compartimos con nuestros amigos, socios, nuestros hijos o nietos. Cuando descubrimos algunas de esas cosas por primera vez, somos llevados a otra dimensión en nuestra vida … la dimensión de la alegría pura.

La alegría de encontrar huevos en el granero, comer fruta de un árbol, sorprenderse de los animales que corren por la granja y ayudar a alimentarlos. Lleva heno al campo para los caballos en la parte trasera del tractor, o míralos corriendo por el campo cuando miras por la ventana.

La alegría de empujar a sus hijos en una carretilla y hacer un picnic a la sombra en un lugar escondido en el valle. Conocer a Laurinda, la dama de las cabras, en tu camino.

La alegría de leer un libro en la hamaca y sentir la dulce brisa de verano en tu piel. Mire la puesta de sol y vea millones de estrellas por primera vez en su vida al lado de la fogata, mientras escucha todos los misteriosos sonidos nocturnos que nunca antes había escuchado.

Historia de nuestra Finca

Quinta da Regada es un área al sur de Midões, Quinta da Alegria (Regada)en el centro de portugal es una de las granjas de la zona.

El pastor Antonio Pereira, solía vivir aquí con su familia. Es una parcela muy fértil de tierra de aproximadamente 25 hectáreas. Tenían un gran rebaño de ovejas y la gente recorría un largo camino para venir a comprar.
Por desgracia, durante las fiestas del pueblo Antonio perdió su mano mientras encendía un petardo. Durante el tratamiento contrajo una infección y perdió la vida.

La finca quedó abandonada; cubierta de zarzas, la mitad de los campos arados y secos. Los árboles frutales silvestres y otros murieron.
Y así fue como nos encontramos la Quinta da Alegria-Regada en 1998. Con el techo del edificio parcialmente derrumbado, los barriles de vino en vinagre, la casa con sus muebles y una capa de polvo que lo cubría todo de 12 años de edad.

Ahora parece otra finca …

El pueblo Midões

Nuestro pequeño pueblo Midões tiene bastante historia. Esto se puede constatar nada más que fijandónos en sus edificios.
El palacio, la iglesia, las casas de la nobleza portuguesa, las tumbas celtas.

Muchos de los paseos están siguiendo el camino que João Brandão hizo para escapar de sus fiscales. Este portugués al puro estilo Robin Hood vivió en el siglo XIX y luchó por los derechos de los más desfavorecidos. Hace sólo 130 años hubo mucha hambre y pobreza en esta región.

También los romanos dejaron grandes huellas de su cultura, seguimos usando sus carreteras y puentes. Esto era un verdadero hipódromo.

No falta ningún elemento para garantizar que nuestros huéspedes pasen días inolvidables disfrutando de la naturaleza deslumbrante de la región, una gran cantidad de información cultural, el cuerpo y la mente se relaja en un viaje inolvidable.